Qué raros los cordones

No estaba teniendo una gran semana. Lo de hacerse mayor y el estrés en el trabajo y las cosas que son para ayer y eso de sentir que estas gastando tu tiempo en algo que no es lo tuyo. Y me jode, me jode estar mal por algo que no me importa y pagar con quien me importa eso de no estar bien.

Y sucede lo de siempre, cuando lo malo no es importante, lo bueno siempre gana la partida. Hoy ha sido un gran día de mierda. Hoy he descubierto qué se siente cuando unos desconocidos te mandan un mail alegrándose de que les haya llegado el libro que has escrito. Hoy he vuelto a sentir eso que se siente cuando una vieja amiga te dice que se ha llevado tu libro a otro continente y que le ha gustado. Hoy me han hecho sonreír.

Iba a ser un día de mierda, estaba programado así. Pero entonces me he despertado y he visto que una persona que no me conoce de nada, me ha escrito un texto largo, decía muchas cosas. Hoy una persona me ha escrito y me ha dicho que le sienta bien leerme. Así que sí, ojalá todos los días sean igual de mierda que este.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s