La pegatina del casco amarillo

Hay cosas que no entiendo, como lo de que las avellanas me parezcan insulsas, pero que el sabor a avellana sea de mis favoritos. Como que aborrezco las fresas, pero me gusta el sabor a fresa. Como que me gusta leer los peores libros de mi escritor favorito.

He parado porque me apetecía chocolate y si acaba sabiendo al queso más fuerte del mundo es que entonces hemos acertado.

Quería decirte que ya no me da miedo volver a ver mi serie favorita. Quería que supieras que cada día me apetece más seguir viendo contigo mi serie favorita. Quería aprender a no decirte que me hace ilusión que aparezcan pelos azules entre mi ropa cuando hago la colada.

No sé por qué pero escribo “colada” y me acuerdo de Macaulay Culkin en Solo en casa volviendo del supermercado cargado de bolsas. Esa también me la apunto, no es de mis favoritas, pero me apetece verla contigo.

Seguiré sin entenderlo, pero tengo claro que prefiero la gente que intenta dejar de hacerlo mal a la gente que siempre lo ha hecho bien. Me dan un miedo los que nunca se equivocan… Y que conste que hace tiempo que no regalo unos puntos suspensivos, pero aquí están, como lo de que ya nunca aceptaré a alguien que no le guste el ketchup o como lo de que tengo que admitir que me hace ilusión estar ilusionado.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cafeína

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s