Vivir de escribir

Tengo un problema y es que sé qué quiero ser de mayor. O al menos sé de qué quiero vivir. Cuando me preguntan siempre digo lo mismo “yo quiero vivir de escribir”. No sé si es por vergüenza o porque ya sueno pedante por mí mismo o porque huyo del postureo pero me chirrían las palabras “quiero ser escritor”. Me vienen grande, me dan vértigo. Y este es mi gran problema.

Sé que no suena a gran conflicto, que ojalá todo el mundo supiera a qué se quiere dedicar. Sí, verás, te cuento. Estoy en un momento de la vida en el que hay que tomar decisiones. Soy casi licenciado en Periodismo y me debato entre hacer unas prácticas que probablemente no me gusten con un sueldo por debajo del que me merezco, o trabajar de dependiente en una tienda para la que no necesito mi licenciatura. ¿Y dónde quedan mis ganas de vivir de escribir? Pues siguen ahí, en mi día a día, constantemente.

Y es que cuando te quieres dedicar a una de estas cosas es tan complicado explicarle a los demás que tú sí que trabajas, que no tienes ingresos fijos pero que te dedicas a ello. He experimentado cómo la gente me miraba con aprobación cuando decía que estaba haciendo unas prácticas en las que no me pagaban, y también la cara de suficiencia cuando a esos mismos les dije que había ganado 300 euros en un concurso de microrrelatos. Ya ves tú, 300 euros. Ya ves tú, ganar dinero con lo que más te gusta.

A lo mejor el problema lo tenemos los que queremos tener un trabajo sin horarios, sin convertirnos en un autómata más, los que queremos crear cosas nuevas. Pero claro, a ver cómo les explico a esos que yo no madrugo, pero que no paro de pensar todo el día. Que por cada frase que escribo, hay miles que me pasan por la cabeza. Que voy a hacer la compra y pienso en qué escribir, que estoy en la ducha y lo mismo, que hay noches que me paso en vela por la misma mierda.

Que sí, que no voy a trabajar a una oficina o a una redacción o a cualquier otra empresa, pero estoy escribiendo una obra de teatro, tengo un libro que seguramente pronto será publicado, llevo dos años dándole vueltas a una novela y estoy metido en un proyecto con una amiga. ¿Que no trabajo? No, que va. Soy un vago. Un puto vago para muchos. Pero al menos yo sé lo que quiero ser y seguramente no lo consiga. Y me da igual, porque por el camino habré hecho cosas y miraré atrás y me podré sentir orgulloso. Eso no me lo daría un trabajo de los que les gustan a esos que me miran con suficiencia.

Así que ahí va, para todos esos que se sorprenden cuando les digo a qué me quiero dedicar. Para los que dudan y para mí mismo cuando me da por dudar. Que luchar por lo que quieres no está mal, que es mejor equivocarte haciendo lo que te gusta que acertar haciendo lo que les gusta a los demás.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Adoquines

3 Respuestas a “Vivir de escribir

  1. no-grouppie

    “yo sé lo que quiero ser y seguramente no lo consiga”
    eso no mola nada leerlo, al menos no a las no-grouppies

  2. Pues yo creo que sí que lo vas a conseguir, más que nada porque estás luchando por ello, que es lo más importante. Y sino es así, por lo menos sabrás que hiciste todo lo posible y no tendrás remordimientos. Tienes algo que muchos de los que te miran con suficiencia no tienen: pasión. Y la pasión mueve montañas.
    Además, siempre te quedará el blog para escribir en él.
    Así que te mando mucho ánimo de parte de alguien que ha tenido que aguantar esas miradas (quiero dedicarme a hacer música).
    Nunca pierdas la ilusión.
    ¡Un abrazo!

  3. Si te dedicas a lo que te gusta, no tendrás que trabajar en toda tu vida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s