Tijeras para zurdos

Demasiado tarde siempre será peor que demasiado pronto. Porque lo tarde pudo haber sido, pero lo pronto no tendría por qué ser. Es que hay veces que tenemos que aceptar que nuestra canción favorita no es la mejor de todas o que por mucho que escuchemos la mejor canción del mundo nunca se va a convertir en nuestra favorita.

Por eso creo que recordar solo lo bueno es una mierda, porque es difícil aceptar el final de algo si no nos acordamos por qué tenía que acabar. Pero tenía que acabar. Quizás no así, quizás no tan lejos, quizás no con tanto frío. Que solo hablo de oídas, que lo de agarrar nieve en la cima de un volcán solo lo he visto por foto. Una foto bonita, por otro lado. De las que me gustaría haber hecho a mí, con la cámara que nunca me compré y a la chica que ya ni recuerdo cómo se desnuda.

Luego también existen ocasiones en las que hay que perder el miedo a agarrar un cactus para poder escribir una lista de cosas que a nadie le importan. O cortar por lo sano. O atreverte a contar que vas a cumplir un sueño, que tú pones los textos y otra las ilustraciones, que la portada es la hostia y qué pena que ella no lo va a leer.

Las dudas llegan y con suerte no se irán. Porque dudar merece la pena, porque si estuviéramos seguros, no lo haríamos. O sí que lo haríamos, pero un poco peor. Dudar y tener miedo y cumplir sueños. Andar en bici hasta que se nos olvide dónde nos la robaron y hacernos un horario para empezar a correr. Y cuando nos pregunten que cómo lo hicimos no contestaremos nada, porque no sabremos qué contestar.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Cafeína

4 Respuestas a “Tijeras para zurdos

  1. Desde que te descubrí en Twitter, hace más de un año, siento que encontré la voz de mi subconsciente. No hay letra con la que no me identifique y ya te lo he hecho saber varias veces.
    Ojalá no fuera así, por que mi vida es una porquería, pero gracias a gente como tú, que sabes expresar en prosa lo que yo no soy capaz, me conozco un poco más.
    Gracias.

  2. Gina.

    No me hago a la idea de que una de las causalidades más bonitas de mi vida es que seamos contemporáneos.

  3. p.

    Me propuse mandarte un mensaje tan intrincado que despertarse tu curiosidad por querer saber quien era, pero decidí desechar la idea por absurda. Te conocí en Twitter, te leo por aquí. Yo también escribo, quizás no tan bien como tú, pero a mi también me duele lo mio y aunque ya no escueza aún pica y se merece ser plasmado.
    Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s