Archivo mensual: junio 2014

Yo no soy muy listo

A veces me da por pensar cosas estúpidas, como ahora, que me apetece enamorarme de una chica pelirroja. Y eso que no conozco a ninguna chica pelirroja. Y eso que tengo mejores colores a los que enamorar. Pero que también me pasaba antes, ayer me dio por recordar aquel mes en el que mi mayor preocupación fue elegir entre jugarme la primavera por tenerte delante o ser un poeta y que la primavera no exista.

También hago cosas estúpidas, como llenar de jabón el suelo de la bañera y que resbale como una pista de patinaje sobre hielo. Nunca me ha dado miedo resbalarme, ni el hielo que se transforma en espuma, ni las chicas pelirrojas dentro de una bañera.

Son cosas estúpidas; mis cosas estúpidas, en realidad. Acumular vasos de agua encima de la mesa, crujirme el cuello aunque me acabe doliendo y darle una patada al suelo para que mi serie favorita se vea mejor. No me importa que los cables se queden desenrollados o que no pueda acumular muchas fotos de los últimos siete años porque nunca me las hice.

Y en algunas ocasiones escribo cosas estúpidas. Y me busco excusas para decirte que aún pienso en ti. Como cuando me invento todo esto para decirte que sí, que casi siempre dormías feo, pero que me daba igual. Que ojalá volvieras a dormir feo a mi lado y que ojalá me siguiera dando igual.

6 comentarios

Archivado bajo Ceniceros