Nos vemos, Tony

Acabo de llegar a casa y lo primero que veo es que se ha muerto James Gandolfini. Justo hoy, que he conocido a un americano al que le he dicho que Gandolfini no es mi padre, pero casi. Iba a decir que quien no lo supiera él es quién hizo de Tony Soprano, pero claro, sería mentir. Tony Soprano no sería quien es, sin que James le pusiera su voz y su cuerpo y su alma y esa manera de respirar cuando comía que marcaba la diferencia entre un gran actor y James Gandolfini.

Y eso que no tengo ni idea de su vida. Ni siquiera sé si estaba casado o si tenía hijos. No sé si era homosexual, ni si tenía especial predilección por algún tipo de mascota. Me da igual. Me da igual si era un hijo de puta o si era la mejor persona del mundo.

Ha sido el culpable y la razón por la que Tony Soprano es para mí el mejor personaje que he visto y seguramente que nunca veré. Y, coño, me da pena que se haya muerto. No es pena de llorar, es pena de ver que el mundo hoy tiene menos arte, de ver que el mundo no está preparado para ciertos tipos de corazón.

Solo espero que allá donde esté, acabe de meter un plato de macarrones al microondas, se pasee con un albornoz roñoso y ni se haya planteado afeitarse. Espero que sea feliz y de fondo suene “Don’t Stop Believing” de Journey. Espero que cuando llegue mi fundido a negro y pase mi silencio de varios segundos me encuentre con él y le pueda decir: James, tío, nunca dejaste de ser el puto amo.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Nieve

Una respuesta a “Nos vemos, Tony

  1. Los patos se han ido para no volver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s