El barro es mejor que las estrellas

No es necesario estar triste para hablar de tristeza, ni ser feliz para poder contar chistes. Parece difícil de comprender, pero algunos estamos más cómodos removiendo mierda que mezclando colores. No es que seamos depresivos, es que aprovechamos lo malo para crear algo bueno.

Felices a nuestra forma, pero felices al fin y al cabo. Podemos hablar del sabor, la velocidad y la temperatura de unas lágrimas mientras sonreímos como si tuviéramos todos los dientes del mundo.

Es fácil de entender si sabes que nuestra canción favorita habla de una ciudad en la que nunca hemos estado; y que nuestro bar favorito tiene el nombre de una película que no hemos visto.

Pues eso, que nos rebozamos en el estiércol. Ampliamos lo malo para que parezca menos malo. Como cuando nos rapamos al quedarnos calvos, o nos comemos una hamburguesa para celebrar que hemos engordado varios kilos.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cafeína, Koalas

2 Respuestas a “El barro es mejor que las estrellas

  1. Gina.

    Tú eres mejor que el barro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s