A esto me refería

Me deprime que haga buen tiempo. No es que vea el sol y me ponga a llorar y a partir de entonces no haya nadie capaz de sacarme de la cama. De hecho me encanta juntarme con mis amigos y sentarme en un banco o en el medio de una plaza y beber cerveza hasta darme cuenta de que no necesito mucho más. Pero no me gusta el el buen tiempo.

Todas las mañanas me levanto con una extraña sensación de que debería estar alegre, pero no lo estoy. Y eso que desde hace meses que no hay nada que me haga estar triste, aunque parezca todo lo contrario. Y si me da por dudarlo, mi mejor amiga me dice que está orgullosa de mí y lo arregla todo.

Quizás sea porque aborrezco tener la obligación de ser feliz. Los demás se pueden deprimir cuando ven la lluvia porque es lo que toca, porque la lluvia es lluvia, porque mojarse de agua es mucho más desagradable que empaparse de sudor. O quizás sea porque vengo de donde vengo y en una ciudad fría nadie sabe muy bien qué hacer cuando sale el sol.

Más bien me parece que es porque crecí viendo caer nieve del cielo. Y porque cuando descubres la felicidad de lanzar bolas de nieve, dejas de ser capaz de alegrarte por poder construir castillos de arena.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Nieve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s