Búscalo en el diccionario

No me sale bien la barba. No me sale asquerosamente mal, pero no me sale bien, y me jode. Me gustaría dejarme una barba de estas enormes de vagabundo o de bohemio o de tío al que no le sale afeitarse, algo así. Me gustaría, pero no puedo y supongo que por eso siempre que veo a un amigo al que le sale bien, le digo que se la deje larga, que le queda de puta madre.

Veo que llegará el día en el que tenga hijos y les obligue a dejarse barba porque yo nunca pude, como uno de esos padres frustrados que obligan a sus descendientes a cumplir los sueños que ellos nunca se atrevieron a tener.

Algo así. Yo me miro en el espejo y le pongo empeño. Me digo, mira ya te sale más, déjatela, no pasa nada. Pero no me sale más. Y yo me miro y me miro. Creo que conozco mejor mi barba que la palma de mis manos.

De todas formas, no me rindo y me la dejo. Me tiro muchos días, casi semanas, dudando de si me la dejo o no me la dejo. Hasta que un día, no sé por qué, decido que me la voy a dejar; qué coño, es mi cara, puedo hacer lo que quiera con ella. Así que ahí está, la barba tiene que crecer hasta que algún día decida afeitarme.

El caso es que al poco tiempo, quizás un día, o unas horas, después de haber decidido que la voy a dejar crecer, voy y me afeito. Y creo que básicamente así es cómo definiría mi forma de enfrentarme a todo en la vida.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Nieve

4 Respuestas a “Búscalo en el diccionario

  1. No sé muy bien por qué, creo que por ese final, me has recordado a Woody Allen.

  2. Marta

    Cuando veas este comentario, si lo ves, dirás que vaya loca aburrida, que es capaz de leerse en unas horas todas mis entradas hasta hace mas de un año; pero puede ser por aburrimiento, o porque tu forma de escribir me ha enganchado, me ha dejado con ganas de más en cada texto, me ha hecho sentirme sola e incluso sentir envidia de las chicas a las que escribes cosas de esas, con las que solo puedes abrir los ojos mucho para no soltar una lágrima al terminarlas. Supongo que soy una más que dice que le gusta como escribes, que te da las gracias por hacerle sentirse un poco más comprendida, pero me apetecía dejarte un comentario que espero que te saque aunque sea media sonrisa y así no me siento tan en deuda por hacerme reflexionar sobre tantas cosas con el corazón encogido.

    • La sonrisa ya me la has sacado así que la deuda está zanjada. Gracias a ti por todo lo que me has dicho. Yo cada vez que alguien me dice que le gusta como escribo lo recibo casi como la primera vez; casi siempre acabo dudando de mí y de lo que hago y que te digan cosas así alegra y ayuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s