El flúor atrofia las papilas gustativas

Cepillo de dientes en la boca, sangran las encías otra vez. Enjuagarse y tragar o escupir. Mezcla de saliva, sangre y mentol. La eterna duda. El agua del grifo caliente, muy caliente, para que nadie la beba. Mover el cepillo mientras todo pierde su sabor original. Lavabos demasiado limpios y estómagos demasiado revueltos y la ventana sigue sin poderse abrir.

Muy deprisa pero nadie está esperando detrás de la puerta; hace tiempo que no suena el teléfono por las noches. La mezcla con ganas de salir y sin salir. Gárgaras y tos y todo al suelo y todo huele mejor, pero no sabe mejor.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ventanas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s