Concierto en acústico o lo que todavía no he fregado

Me queda una noche de soledad y una moneda que no da las suficientes vueltas como para jugarme algo a cara o cruz. Estoy seguro de que me va a tocar volver a hacer que me da igual que te dé igual. Luego hará frío y la ventana de mi habitación se llenará de vaho y yo intentaré escribir mi nombre, pero no tendré espacio para la última letra.

El consuelo es el de saber que solo es una noche y que tampoco tengo nada que jugarme. Podría comprarme dos huchas con forma de cerdo y llenarlas de todas las cosas que me arrepiento de no hacer, pero me da la impresión de que sería algo inútil.

Si al menos funcionase uno de los mecheros que hay en mi casa o alguien se hubiera olvidado un paquete de filtros…

Mejor así, la verdad, que luego amanece y no sabes lo que tienes alrededor. Y, cuando te quieres dar cuenta, toda tu ropa deja de oler a lo que tenía que oler.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Nieve

Una respuesta a “Concierto en acústico o lo que todavía no he fregado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s