Antes de nada

Quería terminar una historia que he empezado a escribir muchas veces en el último año. Una carta que nunca me he atrevido a mandar. Un sobre que no supe cómo se cerraba. Un sello que no quise saber dónde tenía que comprarlo.

Y todo porque quería decirle que no me acuerdo de cómo llegó y no he querido ver cómo se ha despedido. Lo que recuerdo es que le hice reír muchas más veces de las que le hice llorar. Que los orgasmos ganaron a las discusiones y que, cuando dormíamos, le abracé más veces de las que le dije que se echara a un lado. Y, por supuesto, que hubo más caricias que palabras bordes, igual que sus dibujos siempre fueron mejores que mis letras.

Pero claro, el problema llega cuando una solo quiere recordar ciertas cosas y el otro no sabe ni qué tiene que olvidar. Yo he acumulado todos nuestros litros de saliva y de sudor. Me he quedado con los envoltorios de regalos que nos hemos hecho. Y me guardo las ganas de todo lo que íbamos a hacer.

Me da pena perder lo que había antes de que todo empezara, pero ya no hay nada que hacer. Si tengo tres puntos suspensivos colgados en la pared y solo se caen dos, la pared sigue siendo pared, pero ya no hay nada que no se tenga que acabar.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Ceniceros

Una respuesta a “Antes de nada

  1. Eme

    Antes de nada, quizá porque es domingo, me pones los pelos de punta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s